• TEAM BHW

LA PRINCESA BEHAVIOR

Quién mejor que Arturo Clavijo y su princesa para contar ésta historia, este Psicólogo colombiano, nos ayudó en BHW a entender y explicar de qué se compone el comportamiento.


Imagina una princesa que se come una manzana que contiene una sustancia capaz de generar una de tres reacciones diferentes.

  1. La primera: ocasionar la muerte, lo único que se observa es un cuerpo aparentemente sin vida.

  2. La segunda: dejar a la princesa en un sueño profundo y lo único que se observa es cómo respira la princesa.

  3. La tercera: Un estado de parálisis muscular, es decir, la princesa no se podrá mover, pero estará consciente y con sus sentidos intactos. Recuerda, una parálisis que afecta únicamente a los músculos que apoyan su movilidad.

Bajo estas tres posibles formas en las que podría reaccionar nuestra princesa, si te preguntáramos en cuál de estas situaciones hay comportamiento, posiblemente tu respuesta sería: -en la segunda-; esto lo creemos porque, la mayoría de personas asocian el movimiento con el comportamiento. Y por ende, la princesa muerta o paralizada no se estaría comportando.


Ahora, si bien el movimiento es un requisito o componente del comportamiento, no es lo único que lo conforma. Tal vez esto sea un poco más claro para ti en los párrafos siguientes.

En nuestro día a día, los seres humanos experimentamos un sin número de situaciones que nos permiten comportarnos y esto lo hacemos a través de 3 canales diferentes.


En primer lugar, se encuentra el pensamiento, que retomando el ejemplo de la princesa, en la tercera situación donde se encuentra paralizada pero consciente, es evidente que puede pensar, sentir, recordar e imaginar. Los cuales a pesar de no observarse, existen.

El segundo canal es la emoción, y la estructura que nos permite experimentarlas es nuestro sistema nervioso. La emoción es entendida como un “estado particular de fuerza” expresada por medio de respuestas fisiológicas, es decir, respuestas evidenciadas en el cuerpo.


En este caso la princesa al tener intacto su sistema nervioso, cuenta con la capacidad de sentir y experimentar emociones a pesar de la ausencia del movimiento por parálisis, o estar en un sueño profundo.


Por último, el canal que todos conocemos y lo relacionamos directamente con el comportamiento, al ser el único que podemos ver, es la conducta; que son todas las acciones que realizamos como respuesta a los estímulos internos (percepciones y recuerdos) y externos (mensajes de WhatsApp, canciones, memes, imágenes, fotos, olores y sabores)

Uniendo todo lo anterior, el comportamiento es la interacción que existe entre una persona (que piensa siente y actúa) y el ambiente que lo rodea.

Ahora bien, la pregunta es ¿por qué nos comportamos de diferentes maneras, aun cuando nos exponemos a contextos exactamente iguales?

6 vistas
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

© 2020 by BHW Design by behance.net/bravojhonny